ISBN: 9789875001800

Formato: 232 págs. 14 x 22 cm.

Fecha Publicación: Mayo 2014

Precio: $ 270,00 (U$S 15,88)

Diario-Boceto

Intuiciones y certezas de un arquitecto

Juan Fernando García, Perfil, 02/11/2014

Hay arquitecturas que son identitarias. La insistencia de la postal las vuelve iconografía para los meros observadores o el paseante, y cita obligada para el estudiante o el profesional. En Brasil, sobre todo en las grandes urbes, hay marcas indelebles de decisiones arquitectónicas y urbanísticas que son ya historia. Nombres que son Brasil en toda su extensión: Lina Bo Bardi, Paulo Mendes da Rocha, Burle Marx (¿quién no identifica a Río de Janeiro con su vereda tropical?), Lúcio Costa y el más popular de todos, el centenario Osear Niemeyer (1907-2012). Todos arquitectos fundamentales para la imagen siglo XX de un país que es un continente.
La edición de Diario-Boceto como parte de la novísima colección Nomadismos (que se suma a los ensayos de Ana Cristina César y Hélio Oiticica), es una selección de textos autobiográficos del gran artista brasileño realizada por las traductoras Teresa Arijón y Bárbara Belloc. Para quienes desconozcan aspectos de la vida de Niemeyer, habrá que aclarar que su pensamiento de izquierda, coherente y sostenido, hila y tensa los vínculos políticos que implicaron ser el arquitecto de un proyecto tan descomunal como lo fue el emplazamiento en medio de la nada de una nueva ciudad administrativa, y puerta de ingreso de la política local e internacional. A más de cincuenta años, Brasilia sigue pareciéndonos futurista, inefable, como lo son el Museo de Arte Moderno de Niterói, el flameante frente del edificio Copan y el Memorial de América Latina en San Pablo, Pampulha en Belo Horizonte. Sólo ejemplos de su trabajo en su país natal. Habría que sumar sus emplazamientos europeos, o en otras ciudades americanas (o el postergado proyecto Puerto de la Música, que oportunamente donara a la ciudad de Rosario).
Los cinco textos que integran Diario-Boceto arman un perfil profesional y personal de Niemeyer, autobiografía que huye de los lugares comunes o el relato descriptivo, estableciendo ciertas distancias con otras corrientes de la arquitectura contemporánea, anclando en la firme convicción de diferenciarse del funcionalismo: "Para algunos arquitectos, lo importante es la función; para otros, lo fundamental es la belleza, la fantasía, la sorpresa arquitectónica que es para mí la esencia misma de la arquitectura". Y una distancia, también, de cualquier esencialismo: "Para mi la arquitectura no es lo más importante. Importantes son la familia, los amigos y ese mundo injusto que debemos modificar". Por eso resultan tan significativos los perfiles que traza de sus amigos Lúcio Costa, Darcy Ribeiro y Juscelino Kubitschek, presidente de Brasil entre 1956 Y 1961, responsable del proyecto Brasilia.
Entonces, entre belleza y sorpresa, aparecen esas formas que son indescriptibles y, a la vez, se vuelven objetos artísticos; por eso, cita a Paul Valéry: "Los caminos de la poesía y de la música se cruzan", acotando: "Para mí, los caminos de la arquitectura, la escultura y la poesía también se cruzan. Es allí donde nacen las obras de arte." 
Niemeyer es Brasil, es su paisaje y también su historia, la memoria de infancia y la memoria de su pueblo. "Oscar, usted tiene las montañas de Río en los ojos": recuerda el artista las palabras del maestro Le Corbusier. Y ese recorrido por los proyectos, por las líneas iniciales, por los esbozos, las estructuras no tan estructuradas, viene acompañado por dibujos que dan cuenta de ese trabajo plástico, bello, bocetos que son a la vez intuiciones y certezas.
Allí están sus obras para la eternidad, y el poeta Ferreira Gullar lo plasmó en Lección de arquitectura, poema luminoso que abre el volumen: "El no hace de piedra/ nuestras casas:/ las hace de alas" y continúa: "Nos enseña a soñar/ aun cuando lidiemos/ con materia dura:/ el hierro el cemento el hambre/ de la humana arquitectura// ( ... ) Oscar nos enseña que la belleza es leve".

Libros relacionados:

Titulares, hashtags y videojuegos

Pablo J. Boczkowski
(compilación)

Filmología

David Oubiña

El buen gobierno

Pierre Rosanvallon