ISBN: 9789875001565

Formato: 304 págs. 14 x 20 cm.

Fecha Publicación: 2012

Precio: $ 300,00 (U$S 17,65)

Álbum de familia

Álbum de familia, de Penelope Lively. Un tapiz infinito

Carlos Roberto Morán, Blog Noticias desde el sur - Comunidad El País, 10/07/2012

Álbum de familia es la segunda novela que hemos leído de la británica Penelope Lively (o Penelope Margaret Low, su nombre de soltera). Autora de más de cincuenta libros, muchos de ellos destinados al público infantil y juvenil, famosa en el mundo de habla inglesa, pero poco conocida en nuestro idioma, resultaría demasiado aventurado llegar a conclusiones apresuradas respecto de su obra, pero si puede decirse que el presente relato y el anterior Consecuencias, acusan considerables puntos en común.

En efecto, tanto en Consecuencias, comentada el año pasado en este blog, como en Álbum de familia, la escritora recorre a lo largo de años, historias familiares, a la que llegan débiles “ecos” de la Historia grande, vale decir la de la sociedad en la que esas familias están insertas.

En Consecuencias, Lively narró la historia de tres mujeres (abuela, madre e hija) a lo largo de más de cincuenta años. En Álbum de familia se detiene en Alison y Charles, la pareja que se ha afincado en Allersmead, una casona venida a menos ubicada en las cercanías de Londres, así como en los seis niños criados en el lugar. Y en Ingrid, un personaje adulto para nada secundario.

Esa familia atípica para lo habitual en la clase media británica (y no sólo británica), le da pie a Lively para moverse a sus anchas en torno a las existencias de cada uno de sus integrantes, “sorprendiéndolos” en distintos momentos de sus vidas, muchos de ellos decisivos.

Una niñera particular

Como señalamos, hay un noveno integrante del clan, la “niñera” Ingrid, una reservada mujer nórdica que ingresó alguna vez para ayudar a criar a los niños y que se quedó para siempre en la familia, constituyendo con Alison y Charles un trío tan sólido como extraño. Y sin duda ambiguo.

Cuando los hijos crecen y se expanden por el mundo (sólo el mayor, Paul, queda residiendo intermitentemente en la casona) traen a Allersmead las “noticias” del exterior que poco hacen mella en Alison, un ama de casa que se niega a los cambios, a tomar contacto con la realidad, y tampoco en Charles, escritor de libros de divulgación que debido a una herencia sólo se ha dedicado a dicha tarea, sin verse obligado a mixturarse con esa misma realidad.

Gina, vuelta periodista, resulta la más vital y de alguna manera díscola de las hijas. Paul, el más autodestructivo. Sandra es la frívola (y al mismo tiempo práctica mujer de negocios), Roger el joven devenido ginecólogo que se instala en Norteamérica. Claire, piedra de la discordia por motivos ajenos a ella, tozudamente logra hacerse un camino en la difícil senda de la danza. Katie, la sexta hija, se casa y también parte al Nuevo Mundo (es también el personaje más indefinido y con menos incidencia en la historia familiar)

La novela comienza cuando una adulta Gina regresa a la casona con su pareja, el editor Phillip. Alcanzan los primeros diálogos para que queden en evidencia los choques culturales y, más aún, lo alejados que se encuentran Alison y Charles respecto de lo que ocurre más allá de Allersmead. Será en realidad la constante de Álbum de familia. Eso, al menos, en apariencia.

Misterios de a poco develados

La novela guarda algunos misterios que de a poco irán siendo develados. Pero Lively no se ha propuesto escribir una novela de intriga, de manera que las pistas son considerablemente claras y no es necesario esperar mucho para que los interrogantes se diluciden. El nacimiento de Claire es el principal “misterio” y el lector tendrá el panorama aclarado más temprano que tarde.

Sin estridencias. Así escribe la narradora. Como antes se decía, en la mayoría de estos personajes “la procesión va por dentro”. Las emociones se demoran en tomar estado público (cuando lo hacen) y lo que pudo haber ocurrido (un intento de suicidio, la drogadicción de Paul, un parto clandestino, una herida producida en una pelea infantil que casi termina en crimen) apenas si se enuncia porque en Allersmead todo es represión.

Lively maneja los hilos con paciencia y sabiduría. La Historia mayúscula, por llamarla de algún modo, “golpea” de vez en cuando en la casona. Así, Gina a sus doce años se escandalizará con la Guerra de las Malvinas y le enviará una carta crítica a Margaret Thatcher, anunciándole su intención de no votarla cuando le llegue el momento. Pero será apenas eso, un eco, un disgusto infantil, algo que no parece dejar huellas en la historia familiar.

Pero, en realidad, las deja. Porque en Álbum de familia Lively nos habla de la historia de un clan, pero también de su país, de los cambios culturales, de la decadencia, de cómo todo un mundo nace, crece, muta y en definitiva perece pero para dar paso a nuevas vidas. De cómo la existencia humana se modifica, constante e insensiblemente. Lo hace con pericia y paciencia, como quien teje y desteje un tapiz infinito.

Fuente: lacomunidad.elpais.com/cmoran24/2012/7/10/el-comentario-album-familia-penelope-lively

Libros relacionados:

Tigre Lunar

Penelope Lively

Consecuencias

Penelope Lively

Sin amor

Anna Kavan