ISBN: 9789875001497

Formato: 360 págs. 15 x 23 cm.

Fecha Publicación: 2011

Precio: $ 400,00 (U$S 23,53)

Seminario La bestia y el soberano. Volumen II (2002-2003)

Primera sesión (11 de diciembre de 2002)

Estoy solo, sola. Dice él o dice ella. Estoy solo, sola. Escuchemos esta frase completamente sola, seguida por un silencio inapelable o por un punto final. Estoy solo, sola. No estoy solo o sola para poder hacer esto o aquello, para decir esto o aquello, para vivir esto o aquello, sino que "estoy solo, sola", absolutamente. "Estoy solo, sola" quiere decir, por lo demás, "soy" absoluto, es decir, estoy absuelto, despegado o liberado de cualquier atadura, absolutus, exento de cualquier atadura, soy excepcional, incluso soberano. Tomada por sí sola, esta declaración, "estoy solo, sola", puede significar, sucesiva o simultáneamente, en esta o aquella situación pragmática, con esta o aquella entonación, la tristeza o la alegría, el lamento o el triunfo "estoy solo, sola", desgraciadamente, o "estoy solo, sola", gracias a Dios, por fin solo, sola, etc.

Conozco otra frase todavía más aterradora, más terriblemente ambigua que "estoy solo, sola", y es, aislada de cualquier otro contexto determinante, la frase que le diría al otro: "Estoy solo, sola contigo". Reflexionen acerca del abismo de semejante frase: estoy solo, sola contigo; contigo estoy solo, sola; solo, sola en el mundo. Porque, cuando se habla de soledad, siempre se trata del mundo. Y la relación del mundo con la soledad será nuestro tema este año. Estoy solo, sola contigo en el mundo. Ésta puede ser la más bella declaración de amor o el testimonio más desesperante, la afirmación o protesta de odio más grave, la asfixia, el ahogo mismo: ya que tengo que estar solo, si por lo menos pudiese estar solo sin ti. Estar solo, sola conmigo.

Estoy solo conmigo.

¿Acaso me aburro? ¿Qué quiere decir "me aburro"? La expresión francesa "je m’ennuie" ["me aburro"] es difícil de traducir en muchas lenguas, pero no en alemán, en el que se puede decir sich langweilen. Y die Lang(e)weile estará incluso, sin duda, en el centro de nuestro seminario de este año, especialmente das Sichlangweilen del que habla Heidegger en un seminario de 1929-1930.

Pero ¿qué quiere decir "aburrirse"? ¿Qué significa la relación consigo del aburrirse? Aburrirse no quiere decir necesariamente aburrirse a sí mismo. Aburrirse a sí mismo es algo radicalmente distinto de aburrirse sin más, contrariamente a lo que la gramática podría hacernos creer.

¿Pueden aburrirse las bestias?

¿Puede aburrirse el soberano? ¿Puede no aburrirse? "El rey se divierte", se dice a veces, pero también "el rey se aburre". ¿Nos aburrimos siempre porque estamos solos o bien podemos aburrirnos varios, con otros, intersubjetivamente –como podría decirse–, o bien nos aburrimos el uno al otro, lo que es otra cosa, o asimismo, lo que es algo radicalmente distinto y casi lo contrario, nos aburrimos a veces el uno del otro? ¿Se aburría Robinson Crusoe? Por lo demás, ¿acaso estaba solo ese hombre? Porque ese hombre es un hombre, un humano, y un humano hombre (no es una mujer), no lo olvidemos nunca, no se ha escrito nada equivalente o semejante, análogo, que yo sepa (aunque quizá me equivoque) acerca de una mujer sola: como una isla en una isla. ¿Se aburría Robinson Crusoe? Por lo demás, ¿acaso estaba solo? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Hasta qué punto? ¿Hasta qué momento? Abandono ahora estas cuestiones en alta mar, ya veremos dónde acostan, pero se dan ustedes perfectamente cuenta de que no son simples cuestiones de lenguaje o de lengua, de semántica ni de traducción.

 

Y vuelvo a mis primeras palabras:

"Estoy solo, sola. Dice él o dice ella. Estoy solo, sola."

 

¿Acaso alguien, masculino o femenino, que no pudiese decir ni sentir un "estoy solo, sola", podría estar solo? ¿Podría estar sola? ¿Acaso podríamos decir de éste o de aquélla que él o ella están solos? Y de quien no puede sentir ni decir esa soledad, ¿podríamos alguna vez decir que él o ella no está solo, sola, es decir, es decir, que no está solo, sola, dentro de un vínculo social dado o bien, lo que es algo radicalmente distinto, no está solo, sola, en el sentido de que ni siquiera hay todavía ningún vínculo social, ningún ser con el otro, ninguna comunidad que permita justamente la experiencia, incluso la manifestación de la soledad? He aquí muchas cuestiones temibles.

Antes incluso de proponerles una suerte de protocolo para el seminario de este año, intentemos ahora, en exergo, algunas frases, intentémoslas como notas para preparar la voz o afinar nuestros instrumentos de cuerdas vocales. Van a ver que estas frases concuerdan ya, están en resonancia con la primera de mis frases de hoy: "Estoy solo", y si añado el complemento que a menudo remata el "estoy solo", a saber, "estoy solo en el mundo", estaremos todavía más cerca de lo que será el protocolo del seminario este año. En él hablaremos del mundo, del mundo en todos los sentidos, de todos los mundos, nada menos.

Descargar Fragmento (40 Kb)