ISBN: 9789875001480

Formato: 200 págs. 14 x 20 cm.

Fecha Publicación: 2011

Precio: $ 220,00 (U$S 12,94)

Repensar la economía política

En busca del desarrollo con equidad

Prefacio

Los ocho ensayos incluidos en este volumen fueron escritos en un período de casi dos décadas. Aunque tratan diversos aspectos de la teoría económica y la política económica, llevan la marca inconfundible del contexto político que los motivó. En ese sentido, se trata en todos los casos de ensayos sobre economía política. Podría decirse que la economía sin política es muy parecida a Hamlet sin el príncipe de Dinamarca; en efecto, la obra hubiera sido mucho menos interesante incluso si la poesía se mantenía igual de bella.

Sin embargo, no resulta fácil definir la economía política de modo inequívoco, porque se mantiene como un terreno ideológicamente disputado. No se trata simplemente de una disputa entre la derecha y la izquierda. Un motivo central es que la elección de los fenómenos económicos que estudiamos es influenciada por el alcance intelectual del tema. Los economistas ortodoxos con un enfoque centrado en las técnicas a menudo tienden a dejar afuera temas relevantes como “no económicos”. En vez de ocuparse de la relevancia del análisis, eligen temas que cuadran con las técnicas disponibles en la disciplina. Esta tendencia ha sido muy acentuada en la tradición neoclásica que ha dominado la academia en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. En muchos casos ha dado a los temas una apariencia pseudocientífica, mientras falla la prueba básica de ayudarnos a entender mejor los problemas del mundo real.

Lo anterior se ha vuelto totalmente evidente luego de la crisis financiera reciente (circa 2007). Una mezcla de fetichismo técnico y de una actitud ideológicamente no crítica promercado promovió una visión fantasiosa del mundo. El ensayo “Neoliberalismo: una visión del mundo fracasada”, escrito mientras ocurría el colapso financiero, ofrece una visión sinóptica de cómo la teoría económica convencional engaña sistemáticamente. En contraste, en “Algunas lecciones de los dos sistemas económicos”, un ensayo sobre otro colapso histórico, escrito poco después de la caída de la Unión Soviética, analizamos las fallas fatales del “exceso de planificación”, comparándolo con el sistema de mercado del capitalismo. El ensayo “La política económica de la socialdemocracia” considera la forma en que esas dos visiones más bien extremas sobre cómo la economía y la política deberían organizarse fueron reconciliadas en la ideología de la socialdemocracia, y los nuevos desafíos que surgieron entonces.

El neoliberalismo, que tiene una fe virtualmente ilimitada en la “magia del mercado”, en la actualidad se encuentra estrechamente asociado a la globalización. Las reglas de juego en la esfera internacional son en su mayoría establecidas por Estados Unidos en línea con los intereses de las grandes corporaciones. Las reglas están sesgadas a favor de los países ricos casi sin excepción, y los países en desarrollo enfrentan la difícil cuestión de hasta qué punto les resulta conveniente vincularse al sistema económico global vigente. En el ensayo sobre “Nacionalismo y política económica en la era de la globalización”, discutimos el contenido del nacionalismo económico en el entorno global actual. Algunos de los principios centrales de la filosofía política sobre la relación entre el Estado y la sociedad debieron ser revisados en este contexto para definir el alcance del Estado-nación moderno. Tradicionalmente, el Estado-nación ha sido el actor protagónico en el escenario internacional. Sin embargo, la emergencia de grandes corporaciones multinacionales y la globalización financiera socavaron en múltiples formas el poder del Estado-nación en todas sus dimensiones. Ese ensayo explora las implicancias y las opciones disponibles para la política económica nacional, en particular para los países en desarrollo. El ensayo final, “Algunas implicancias de la apertura económica”, ilustra, con referencia a la experiencia reciente de la India, cómo el crecimiento liderado por las corporaciones en un país en desarrollo en el actual contexto internacional puede resultar predatorio para los ciudadanos pobres del país. En ese análisis económico resuena el chiste: “La economía anda muy bien, ¡pero la gente no!”.

Un síntoma clásico de ese patrón de crecimiento es el desempleo alto y la imposibilidad de la economía de crear suficientes puestos de trabajo. El ensayo “Crecimiento sin empleo” considera ese problema desde diferentes ángulos en el contexto nacional e internacional. El ensayo “Políticas macroeconómicas para el pleno empleo en la era de la globalización” traza un bosquejo de cómo debería enfrentarse el problema del desempleo en una economía en desarrollo. La idea principal es encontrar una forma de combinar la generación de empleo en actividades productivas en el corto plazo con un proceso de desarrollo de largo plazo. Sin embargo, ningún proceso de desarrollo puede ser sostenido en el tiempo solamente por el Estado o por el mercado, excepto que se apoye en mecanismos sociales y económicos complejos que lo retroalimenten. El ensayo “Rendimientos crecientes y división del trabajo en la teoría del desarrollo económico” es una incursión en este territorio relativamente inexplorado de la teoría económica para encontrar pistas sobre cómo tales mecanismos de retroalimentación emergen en el proceso del desarrollo económico.

El marco analítico de estos ensayos se distingue del clima intelectual prevaleciente por dos cuestiones centrales. En primer lugar, como ensayos de economía política, tratan de estudiar fenómenos históricos específicos en los que la complejidad de los problemas se considera sin hacer una distinción entre los factores “económicos” y los “no económicos”. Los problemas del mundo real no encajan en las divisiones artificiales entre las disciplinas académicas. Aun cuando no podemos tratar un problema en toda su complejidad, pensamos nuestro análisis económico como determinado por los grados de libertad que restan, habida cuenta de la influencia de factores no explícitamente considerados. En este sentido, la economía política, tal como se la entiende en estos ensayos, no es un sistema cerrado.

En segundo lugar, los ensayos reconocen que la distinción entre los factores “económicos” y los “no económicos” en un problema dado depende en gran medida de la naturaleza de la teoría económica utilizada. El individualismo metodológico que domina la economía neoclásica moderna utiliza alguna versión de la racionalidad individual (con información completa o sin ella) y las técnicas de optimización asociadas como su principio organizador. Estos ensayos difieren de este marco de individualismo metodológico. En contraste, analizan la lógica del sistema en su totalidad, que no es simplemente la suma de las partes; tampoco el sistema macroeconómico es simplemente un “agente representativo” individual multiplicado por n, como la teoría dominante intenta hacernos creer creer. Nuestro objetivo, en cambio, es descifrar la lógica macro de los problemas considerados en cada caso, utilizando nuestra herencia intelectual de las obras de los economistas clásicos como Smith, Ricardo y Marx y de autores modernos como Keynes y Kalecki.

Descargar Fragmento (27 Kb)