ISBN: 9789875001473

Formato: 112 págs. 14 x 21 cm.

Fecha Publicación: 2010

Precio: $ 150,00 (U$S 8,82)

Colección seguido de La avaricia

La Colección

Hace algunos años, un alma inspirada me invitó a poner en ejercicio un "psicoaná­lisis de la colección". Sonaba raro al oído; si el propósito era engrosar el divá­n, se habría esperado má­s bien una fórmula tipo "psicoaná­lisis del coleccionista". Pero no. Ignoro lo que esta alma tenía en mente pero, una vez aligerado el convite de su ambición excesiva y de su aspecto un tanto "psicoaná­lisis aplicado", del que me considero un vituperador profesional, al fin de cuentas este programa que hace resaltar el objeto de mi preocupación, el objeto, justamente, me va como un guante. Saludo, pues, al espíritu sutil que me entronizó un día como psicoanalista de perros de porcelana y como terapeuta de guantes, glaseados, perfumados y de esgrima.

 

1. Nunca recibí coleccionistas en mi divá­n –me refiero a coleccionistas severos que vinieran a consultar asfixiados por sus colecciones–. Esto bastaría para prevenirse: si alguien se babea ante la idea de que le obsequiará­n aquí apetitosos filetes de clínica para asegurarse de que coleccionar es neurosis obsesiva o perversión viciosa, tendrá­ que quedarse en ayunas.

 

2. Sea como fuere, la elección está­ hecha: má­s que volverse hacia el coleccionista para sondear en los recovecos de su alma –según aquel tropismo psicológico que se orientaba a los umbríos fondos de las cajas craneanas–, inclinarse sobre la colección, considerar primero los objetos, lo que ellos son, y el sistema de los objetos colocados juntos. El movimiento es acechar la verdad por el lado de los objetos visibles de la colección, má­s que buscarla en los repliegues del cerebro del coleccionista. Persiste en mí la angustia febril de saber si los objetos inanimados tienen un alma; en cambio, estoy convencido de que la de los coleccionistas se extiende a má­s y mejor en sus colecciones. Penetrar los misterios del alma humana exige saber, sobre todo, si tiene uno buena vista.

 

3. Proyecté­monos interiormente el film La regla del juego de Jean Renoir. Dalio interpreta un personaje, el marqué­s de La Chesnaye, coleccionista de objetos: cajas de música, organillos. Veamos la escena en la que revela su último descubrimiento a un público bastante numeroso: una caja de música particularmente bella. En ese momento, dice Lacan, el personaje se encuentra en la posición del pudor: está­ molesto, enrojece, se disimula. Desaparece. Lo que mostró, lo mostró. Pero ¿cómo comprender, manifestada aquí al extremo, esta pasión del coleccionista por el objeto? Es que hay como un surgimiento. Lo que el sujeto delata en su perturbación es un punto de sí mismo, de lo má­s íntimo de sí mismo. Lo que la caja de música lleva consigo es, justamente, algo que é­l no puede revelar, ni siquiera a sí mismo: algo que está­ justo al borde del mayor de los secretos. La colección, misteriosamente, revela.

 

4. Digá­moslo de otra manera. La inquietud o la simple curiosidad instará­n a preguntar: "¿Qué­ quiere decir coleccionar?". Pero la pregunta, que no toma precauciones, elide lo esencial: que la mayoría de las veces lo que motiva a un coleccionista es un objeto particular, aunque pueda cambiarlo, este y no otro, un objeto único aureolado por un encanto propio, exclusivo, que lanza a cualquier otro objeto, a todos los otros objetos a la bruma de la indiferencia, la indistinción y el anonimato. ahora bien, en cuanto se la plantea, toda pregunta referida a la conducta del coleccionista desaloja el objeto aureolado y lo sumerge en la niebla de la indistinción, el anonimato y la indiferencia. a quien se interese por la colección ambicionando explicarse una conducta, y a menos que se dé­ de bruces con cabezas cortadas alineadas en los estantes o con vaya a saber qué­ otro objeto má­s que curioso o en exceso patológico, le será­ en el fondo equilateral habé­rselas con un maniá­tico de los sellos florales o de los orinales. Estudiar clínicamente al sujeto, piensa, es auscultar su interior. Por esto, en perfecta oposición al coleccionista, el objeto será­ indiferente. Sin embargo, importa. Altamente. Hasta el punto de poder concebirse una tipología de las colecciones y, sobre esa base, una clínica diferencial fundada en los objetos. Diversa, porque los objetos son diversos. En fin, no tanto. Clínica de los objetos, si se quiere.

 

En todos los casos, incluso en lo que atañe a los coleccionistas, las clasificaciones se basan en el objeto. De ahí esa especie de clínica barroca que va del filatelista al maníaco de las cucharitas de plá­stico en forma de Victoria de Samotracia, del numismá­tico al faná­tico de las etiquetas de cajas de camembert sovié­ticas, pasando por el especialista en orinales blasonados del siglo XI o por el entusiasta de las copas de champá­n de cristal congolé­s.

Descargar Fragmento (37 Kb)

Libros relacionados: