ISBN: 9789875001473

Formato: 112 págs. 14 x 21 cm.

Fecha Publicación: 2010

Precio: $ 150,00 (U$S 8,82)

Colección seguido de La avaricia

Traducción: Irene Miriam Agoff

Título original: Collection suivi de L’avarice

Aquí quiero hablar de colección. No de los coleccionistas, tampoco de las colecciones, de la colección a secas, en general. Rara vez se reflexiona sobre lo que es poner objetos juntos. Error. Es muy instructivo, si uno quiere saber lo que es un Objeto.

El kit mínimo de una colección es: objetos + un deseo.

Toda colección, en su principio, es un acto deliberado y libre, de pura libertad, de puro deseo. Es decir, realizado bajo la coacción, bajo la férula tiránica del objeto. Nada menos libre que un coleccionista, se lo percibe a simple vista.

Cualquier colección de objetos plurales, sea cual fuere, muestra especialmente que existe el objeto Single. La colección visible de objetos diversos es una forma que vuelve visible el Objeto único que no se ve, que ni siquiera está allí. Que falta. La colección encierra la esencia del Objeto: que él falta –pero hay un montón de maneras de faltar–. La colección es movilizada por el Juego del Objeto, donde lo jugado es el sujeto.

La colección desnuda el Objeto. Único Objeto y Ausente de Cualquier Manojo.

Todo eso.

 

La Avaricia no es moderna [...]. La Avaricia es feísima [...] es de veras feísima. Es la fealdad misma (¿y si la fealdad fuera un pecado?). Los pecados atentan contra las virtudes; la Avaricia hiere también el gusto. La Avaricia-que-es-feísima no es moderna. En la época moderna, la Avaricia no tiene imagen [...]. Quisiera desempaquetar este aserto, curioso como estoy por lo que hay dentro.

 

Gérard Wajcman

Colección:
    Bordes

Temas:
    Psicoanálisis

Libros relacionados: