ISBN: 9789875001459

Formato: 328 págs. 16 x 23 cm.

Fecha Publicación: 2010

Precio: $ 320,00 (U$S 18,82)

El quehacer de la investigación en educación

Prólogo

Este libro ha surgido de nuestra preocupación por el escaso desarrollo de la investigación científicamente válida en educación, un campo disciplinar que consideramos aún en formación. Nos proponemos que sea un texto de referencia para la formación de investigadores en ciencias sociales, y en especial en educación. No es un texto de metodología, es un texto de investigación. Con él buscamos trasmitir una serie de hábitos y de actitudes intelectuales propias de quienes hacen investigación científica. Nos dirigimos a estudiantes de grado, incluyendo a los de los institutos de formación docente, y de posgrado que enfrentan el desarrollo de sus tesinas y tesis. Esperamos que sea de utilidad, además, para docentes de metodología de la investigación y de talleres de tesis y también para investigadores experimentados a quienes les interese como a nosotras formar en el oficio de investigador en educación y en ciencias sociales en general.

Entendemos que la artesanía de la investigación no se aprende (ni se enseña) sólo en los cursos específicos de metodología (donde se transmite el saber explícito). Se aprende al hacer, al ver hacer a los maestros, y al hacer con ellos en su taller (donde se transmite de modo implícito un oficio, una experiencia). Creemos que los libros de texto de metodología y técnicas tienden a “rigidizar”, a estereotipar y, a veces, a idealizar el proceso de investigación como si los investigadores tuvieran en claro su problema y desde un principio trazaran su camino de acuerdo con un conjunto de reglas, que al seguirlas prolijamente les asegurarían el éxito. Los textos, artículos e informes de investigación publicados, por otra parte, raramente dan pistas acerca de lo ocurrido tras el escenario, y así contribuyen también a crear la imagen de que todo ha transcurrido de acuerdo con un plan prolijamente diseñado e implementado. Nosotras sabemos que hacer investigación es una empresa amenazada permanentemente por descuidos e imperfecciones, no hecha exclusivamente de racionalidad sino también de sentimientos –alegría, frustración, temor, audacia, depresión y excitación–. Sabemos que es una artesanía creativa, que desafía la imaginación, la perseverancia y la tolerancia a las frustraciones, además de que requiere precisión y control permanentes. Nos anima el deseo de transmitir, con el menor misterio posible, qué cosas hacen los científicos sociales para producir conocimiento sobre la realidad. Haciéndonos eco de la presentación de Lahire (2006) a su obra El espíritu sociológico

 

"la intención pedagógica de este libro es lo opuesto a todas las formas de “mistagogia” [el misterio]. Los “mistagogos” inician a un puñado de privilegiados con el fin de llevarlos “al corazón del misterio”. Los “secretos del arte”, el “misterio sacro” resultan de ese modo cuidadosamente guardados e inaccesibles a los profanos. En cambio, la pedagogía apunta a divulgar los secretos y disipar los misterios. […] Frente a la fascinación y el misterio (“mistagogia”) podemos así preferir la transmisión explicita y pautada del saber y de los saberes-hacer (pedagogía). Condenar la [transmisión] de los principios, de las consignas, claramente enunciados y enseñados, lo mismo que la austeridad del programa de entrenamiento que se diseña, en nombre de la libertad de pensamiento o de la imaginación creadora, es darle a gran parte de los no iniciados la libertad de perder pie y ahogarse."

 

Es desde esta perspectiva que hemos dado forma a este libro. Buscamos proporcionar herramientas que sean útiles para al menos dos tipos de actividades: la formulación, elaboración y el desarrollo de proyectos, por una parte, y el análisis y la evaluación metodológica y teórica de proyectos, de informes de investigación, por otra. Es decir, herramientas para producir conocimiento científico válido y herramientas para evaluar la validez del conocimiento producido. La primera de las actividades da respuesta a una necesidad autoevidente. La segunda, no tanto. Responde al hecho constatable de que quienes leen investigaciones (publicadas en el ámbito académico, o en el campo profesional, o en medios de difusión para público no especializado) prestan atención fundamentalmente a los resultados, dando por válidos los procedimientos, los datos y el diseño empleados en su producción; ni qué hablar de la adecuación entre los objetivos y el diseño, que habitualmente no es examinada. La consecuencia es que se dan por certeros resultados que no lo son.

Vale aclarar que consideramos esencial en la formación en investigación adoptar un “benévolo escepticismo”, y/o una actitud “sherlockholmiana” permanente. Por eso buscamos promover el abandono del respeto acrítico a la letra impresa, y más aún, al número impreso (que no por número deja de ser un hecho social, un producto construido, y no meramente un hecho natural). Esto significa examinar y cuestionar si el diseño de la investigación cuyos resultados son comunicados ha permitido “que la realidad hable” con su voz propia o si fue elegido (consciente o inconscientemente) para hacerle decir lo que se quiere que diga, es decir, para ilustrar lo que se sabe o quiere saber de antemano en lugar de hacerlo para descubrir lo que no se sabe.

Para lograr estos propósitos era necesario disponer de investigaciones concretas, de información sobre cómo fueron producidas, y de un análisis metodológico de ellas. Eso es lo que hicimos. Seleccionamos cuatro temáticas en las que existe abundante conocimiento sobre diversos objetos de investigación en educación: las políticas educativas; la evaluación del sistema, de las instituciones y de los actores; la institución educativa en sí misma; y las condiciones de producción científica en el área disciplinar en la Argentina. Invitamos a un conjunto de investigadores cuya producción en las cuatro temáticas conocíamos. Tras varias rondas finalmente reunimos trece autores con once investigaciones: Andrea Alliaud, Ángela Aisenstein, Jason Beech, Alicia Camilloni, Antonio Camou, Cristina Carriego, Estela Cols, Jorge Gorostiaga, Silvina Gvirtz, Irene Oiberman, Marcelo Prati, Pedro Ravela y Claudio Suasnábar. A ellos les propusimos compartir con nosotros el desafío de reflexionar sobre la producción de conocimiento, para lo cual los invitamos a que, a partir de una investigación de su autoría, abrieran las puertas a la “trastienda” y reconstruyeran las decisiones que habían ido tomando a lo largo del proceso en la construcción (teórica y empírica) de su problema, en la selección de los métodos que utilizaron, en la obtención de fuentes de información, en las dificultades que enfrentaron y en las estrategias que pusieron en juego para superarlas, sin excluir los sentimientos que los acompañaron en el proceso.

Descargar Fragmento (186 Kb)

Libros relacionados:

¿Dónde está la escuela?

Alejandra Birgin
(compilación)

Aprendizaje de niños y maestros

Nora Emilce Elichiry
(compilación)

Aprendizaje y contexto: contribuciones para un debate

Nora Emilce Elichiry
(compilación)