ISBN: 9789875001244

Formato: 216 págs. 16 x 23 cm.

Fecha Publicación: 2009

Precio: $ 250,00 (U$S 14,71)

La escuela media en debate

Problemas actuales y perspectivas desde la investigación

Presentación

La escuela secundaria constituye una preocupación compartida y frecuente tanto en el campo de la investigación como de las políticas educativas, y hoy resulta casi un lugar común afirmar que el nivel medio es uno de los más críticos y complejos del sistema educativo argentino. Así, a la caracterización del sistema educativo por las falencias en su funcionamiento, tanto en las desigualdades sociales y culturales que produce y reproduce, como en la calidad de las experiencias educativas que propone, se suma también una caracterización que plantea al nivel medio como un ámbito atravesado por cierta “pérdida de sentido”. Los indicadores de repitencia y deserción, los deficientes resultados en las pruebas académicas y las frecuentes experiencias de desestructuración institucional son sólo una muestra de ello. Se dice que la escuela media “ya no enseña”, que no prepara a los y las jóvenes para el mundo de hoy, que es insuficiente para promover buenas condiciones de acceso a estudios superiores, que hay una distancia con los requerimientos del mundo del trabajo.

La escuela en general y el nivel medio en particular, están inmersas en las tensiones y las contradicciones que genera un cambio histórico que desinstituye y modifica todo el entramado institucional construido por la modernidad. La escuela, institución central para la instauración y luego consolidación del mundo moderno, está en el centro de este movimiento. El ambiente cultural en que ésta se mueve ha cambiado profundamente, hoy la imagen es el leguaje privilegiado por los jóvenes para expresarse. internet está plagada de producciones filmicas de esta nueva generación, que es acusada (por otras generaciones) de apatía y desinterés. ¿Cómo hacer para articular los tradicionales instrumentos de la lectura y escritura, que son la base de la cultura escolar, con estos nuevos lenguajes y soportes? ¿Cuáles son los saberes que deben ponerse en juego para otorgarle a las nuevas generaciones un instrumental adecuado para comprender el mundo en que viven e interactuar productivamente con él? ¿ Es la escuela la que está haciendo esta contribución? ¿Cuánto de escuela hay en las filmaciones y producciones de los jóvenes?

Hay también una demanda generalizada por la inclusión de nuevos sectores sociales al nivel medio. Sin embargo, está claro que la incorporación al espacio escolar no necesariamente garantiza el ejercicio del derecho de aprender y tampoco una oportunidad de romper las barreras que imponen los diferentes orígenes socio-culturales. Hay una invención nueva de la desigualdad que transforma en obsoletas conquistas que hasta ayer parecían suficientes para avanzar en la construcción de una sociedad mas equitativa. Sobre la igualdad no sólo hay preguntas relacionadas con su actual configuración sino también interrogantes respecto de la veracidad de nuestras representaciones en torno a un pasado concebido como más igualitarista. ¿Cuándo empezamos a ser tan desiguales? ¿Cuándo abandonamos nuestra pretensión igualitarista? ¿Cómo construimos estructural y cotidianamente esta desigualdad?

La escuela media construyó a lo largo del siglo XX referencias que estuvieron asociadas a las exigencias de los estados nacionales y sus fuentes de legitimación. Una de ellas está relacionada con la formación de la ciudadanía, que no es otra cosa que la constitución de una subjetividad que permita armonizar las apetencias, interereses y deseos individuales con las exigencias del orden instituido, en el marco de un sistema político que se proclama respetuoso de las libertades. La escuela tuvo y tiene a su cargo esta función política por excelencia, de articular los mundos individuales al espacio de lo social, la cual exige compatibilizar, compartir, cooperar, procesar el conflicto, privilegiar y someter. Las historias y experiencias por las que atraviesan las diferentes sociedades instituyen culturas políticas diferentes que connotan la formación de su ciudadanía. Los espacios sociales y culturales por los que transitan las existencias individuales constituyen subjetividades que se articulan de modo diferente con el todo social. ¿Existen entonces ciudadanías diferenciadas? ¿Qué hay de lo común en estos modos diferenciales de ser ciudadanos?

Otra de las referencias construidas por la escuela es la del mundo del trabajo. Fue en este espacio que la modernidad nos inculcó una de sus religiones: la ética del trabajo, en la que se asentó una definición de la dignidad individual atada a la capacidad de producir lo necesario para el propio sostén y un excedente para progresar. ¿Qué queda de ello en las valoraciones de los jóvenes? ¿Cómo se sostiene hoy esta asociación entre esfuerzo, dignidad, tabajo y progreso? ¿Son estas asociaciones las que orientan las trayectorias de las nuevas generaciones? ¿Cómo operan hoy nuevas demandas, como el deseo y la gratificación?

Algunas de estas preguntas orientan buena parte de las investigaciones que constituyen el soporte empírico de los capítulos del libro que estamos presentando. Los textos se organizan sobre la base de los siguientes ejes: “desigualdad y fragmentación educativa”; “Educación y trabajo”; “La escuela media como institución: sujetos y prácticas curriculares” y “Cultura política, juventud y subjetividad”.

Los encuentros en donde se discutieron algunos de los textos aquí presentados fueron auspiciados por la fundación OSDE y contaron con el aporte de un subsidio de la Agencia Nacional de Promoción Ciencia y Tecnológica FONCYT. No menos importante ha sido la participación de colegas, investigadores y asistentes del área de Educación de FLACSO para el desarrollo de los encuentros e intercambios que dieron origen a este libro.

Descargar Fragmento (100 Kb)

Libros relacionados:

Titulares, hashtags y videojuegos

Pablo J. Boczkowski
(compilación)

Filmología

David Oubiña

El buen gobierno

Pierre Rosanvallon