ISBN: 9789875000575

Formato: 234 págs. 16 x 23 cm.

Fecha Publicación: 2000

Precio: $ 280,00 (U$S 16,47)

Agotado

La invención de la Nación

Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha

Álvaro Fernández Bravo (compilación)

El pasado y el porvenir

Alejandro Grimson, La Nación, 11/04/2001

El legendario dios Jano, con sus dos caras, es la figura que más parece acercarse a la idea y a las prácticas de nación. No sólo por su relación con el pasado a la vez que con el porvenir sino, sobre todo, por su ambivalencia. La nación y el nacionalismo, a contrapelo de profecías incumplidas sobre la globalización y los fracasados anuncios acerca del "final de" (el Estado, las ideologías), se encuentran en el centro de los problemas políticos y culturales contemporáneos. El mundo actual exige comprender, a veces de manera desesperada, el origen y las lógicas de una idea que continúa movilizando a hombres y mujeres a enormes sacrificios, incluyendo el de su propia vida.
En su compilación La invención de la nación. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha, Alvaro Fernández Bravo, profesor de la Universidad de San Andrés, propone un recorrido que parte de pensadores clásicos como Herder o Renan y que, pasando por conocidos intelectuales de países periféricos (Mariátegui y Fanon), llega hasta los aportes contemporáneos de famosos historiadores y antropólogos (Hobsbawm y Geertz). Además, el libro incluye trabajos sumamente originales de los pensadores indios Chatterjee y Bhabha.
El propósito de este libro es indagar sobre los motivos por los cuales un conjunto de seres humanos, muchas veces pertenecientes a distintas culturas y con situaciones socioeconómicas diferentes, considera que todos ellos pertenecen a una "comunidad nacional" y constituyen un "pueblo". La nación, como ya había mostrado Benedict Anderson, es una "comunidad imaginada", en el sentido de que todos aquellos que se sienten parte de ella consideran que comparten un presente, un pasado y un futuro, a pesar de la heterogeneidad sociocultural y del hecho de no conocerse entre sí. Ya Renan, en un texto clásico incluido en esta compilación ("¿Qué es una nación?"), había sostenido que la nación no es una raza, ni una cultura, ni solamente una comunidad de intereses. La nación es el resultado de la historia. El sentimiento, la memoria y el olvido son claves en su configuración.
Aunque en el siglo XIX había conciencia de que tener un Estado no implicaba tener una nación ("hemos hecho Italia, ahora tenemos que hacer a los italianos", había dicho Masimo d´Azeglio), ambos elementos se fueron confundiendo. Las guerras mundiales, así como los movimientos de independencia en Asia y Africa, plantearon en el siglo XX nuevos desafíos al estudio de las naciones. En textos incluidos en este libro, Geertz ("Cuatro fases del nacionalismo") y Hobsbawm ("Etnicidad y nacionalismo en Europa hoy") subrayan esos cambios. Los etnonacionalismos europeos y sus consecuencias bélicas provocan el espanto de Hobsbawm que ve en ellos todo lo contrario de aquellos movimientos para los que defender la nación significaba la lucha contra el rey o contra la dominación colonial. Hobsbawm explica esto en función del deshilachamiento social y el miedo a lo desconocido que deviene xenofobia, "la ideología de masas del fin de siècle".
Sin embargo, ¿significa lo mismo la nación en todas las regiones del mundo? Las respuestas más interesantes del libro pertenecen a intelectuales del "tercer mundo": Mariátegui ("El florecimiento de las literaturas nacionales"), Fanon ("Sobre la cultura nacional") y el desarrollo original de Chatterjee ("El nacionalismo como problema en la historia de las ideas políticas") y Bhabha ("Narrando la nación"). Estos dos intelectuales y académicos de origen indio, menos conocidos en la Argentina por la falta de traducciones (que este libro viene, al menos parcialmente, a subsanar), subrayan la especificidad de los procesos nacionales en países coloniales y poscoloniales, y ponen énfasis en la historia de las ideas desarrolladas por los intelectuales locales y en los movimientos sociales de los sectores subalternos. De ese modo, se repone la dimensión ambigua que constituye a la nación, así como su peculiaridad histórica y política.
Este libro constituye una excelente puerta para ingresar en las cuestiones centrales que hacen a la reflexión sobre el tema de la nación y la nacionalidad. Para conocer, como dice Fernández Bravo en la introducción, esa "zona de convergencia y disenso en la interpretación de las culturas". El lector especializado encontrará aportes ineludibles en textos por primera vez traducidos al español y el público en general podrá construir un mapa de los autores y problemas clave para pensar este tema. Porque, incluso imperceptiblemente, la mayoría de los habitantes de la Tierra piensa con la nación (como argentinos, brasileños o franceses) mucho más de lo que ha conseguido pensar acerca de ella.

Fuente: www.lanacion.com.ar/m1/215611-el-pasado-y-el-porvenir

Libros relacionados:

Titulares, hashtags y videojuegos

Pablo J. Boczkowski
(compilación)

Filmología

David Oubiña

El buen gobierno

Pierre Rosanvallon