ISBN: 9789509515413

Formato: 128 págs. 14 x 20 cm.

Fecha Publicación: 1989

Precio: $ 140,00 (U$S 8,24)

Una clínica de la pulsión: las impulsiones

Presentación

Retroactivamente se me hizo evidente que estas conferencias, dedicadas especialmente a la función del plus de gozar en su relación con la pulsión y el deseo, tenían como eje, además del interés propio de estos conceptos, un problema clínico frecuente para quienes practican el psicoanálisis, incluso para todos aquellos que deben enfrentar la demanda de un sujeto cuyo padecer se presenta en términos vagos, imprecisos y al que se tiende a dejar caer por esta misma razón. Dos descripciones clínicas “clásicas” son aquí trabajadas en su articulación: las caracteropatías y las impulsiones. Las unas parecen asintomáticas; las otras, como por ejemplo la bulimia, son fáciles de definir desde un criterio externo, obesidad, por ejemplo, elidiendo de este modo la demanda subjetiva en juego. Hemos creído poder formular en este recorrido cómo ambas nos indican la presencia de una cierta satisfacción pulsional que obstaculiza y frena el trabajo clínico con quienes se presentan de esta forma, precisamente en tanto inhibe el despliegue del deseo y de la transferencia. Por esta razón, podemos aprés-coup designar las impulsiones, y parcialmente las caracteropatías, como algunas de las formas en que la pulsión se hace presente en la clínica, formas cuya investigación está aquí esbozada.
Hemos excluido de este volumen la última conferencia, dedicada al concepto de carácter en Freud, cuya primera parte apareció en la revista Escansión, Nueva Serie, N° 1.

I

El eje de lo que desarrollaré en este libro es entonces el concepto de esa función –término que debe ser tomado en su acepción matemática moderna– que Lacan bautizó “plus de gozar”. Si prefiero referirme a él como función es porque desde esa perspectiva se puede desarrollar con mayor precisión la relación entre el objeto a y la función de la causa del deseo, y la relación entre el objeto a y la función del plus de gozar. Deseo y goce, deseo y pulsión se presentan pues teniendo como bisagra esa doble articulación del objeto a, por un lado con la función de causa del deseo, por otro con la función del plus de gozar. Cabe no olvidar que ambas funciones remiten al objeto a en su dimensión de real.
Se puede enfocar este tema desde muchas perspectivas y desde diversos ángulos. Precisamente, si el término “plus de gozar” está acompañado en el título por otras dos palabras, que son deseo y pulsión, esto se debe a que la función del plus de gozar es una suerte de bisagra entre el concepto de deseo y el de pulsión.
Si no consideran lo que diré de modo esquemático, podríamos decir que durante cierto tiempo Lacan enfatizó el objeto como causa del deseo (aunque el problema del goce se hace presente ya en el Seminario VII, con la teorización de la Cosa). La importancia de la articulación del objeto a con el plus de gozar radica en que el objeto a, como real, oscilará entre dos dimensiones: la dimensión de la causa, de la causa del deseo y la dimensión del plus de gozar.
La primera, como lo dice explícitamente su nombre, remite al deseo tanto en Lacan como en Freud. La segunda, en cambio, es una forma particular de elaboración de Lacan del concepto de objeto pulsional, inseparable como tal de la definición del goce como satisfacción de una pulsión.
Si tenemos presente esta definición del goce como satisfacción de una pulsión que, en cuanto tal, involucra necesariamente el cuerpo (aclaro, el cuerpo comprometido por la acción del significante, no el organismo biológico), esta definición establece la diferencia entre la necesidad biológica y la pulsión. Este cuerpo inseparable del goce como tal, tardará bastante en la obra de Lacan en ser articulado con el objeto de la pulsión.
En el Seminario VII, La ética del psicoanálisis, el goce es definido como la satisfacción de la pulsión. Este seminario marca un corte al introducir la dimensión de la satisfacción pulsional en su carácter de real, diferenciándola así de la dimensión imaginaria en la que se vio delimitada inicialmente la pulsión, y en la que ya el término “goce” se hace presente (por ejemplo, en el “Discurso de Roma”) y de la dimensión simbólica que se esboza tanto en el Seminario II como en el concepto mismo de demanda. Existe pues una solidaridad entre los conceptos de goce, cuerpo y pulsión en Lacan. Al final del recorrido de Lacan el nudo borromeo le permitirá articular estas tres dimensiones del goce. Pero es este un tema que no tendremos tiempo de examinar.
Desde ya que el goce como satisfacción de la pulsión remite a un cuerpo atravesado por el significante, más estrictamente, por esa cadena significante que es la demanda, que se plasma en la fórmula de la pulsión en el grafo, . Ese cuerpo es por excelencia su sede, sólo se puede hablar de goce en tanto que goce del cuerpo. No se trata del placer de vivir del organismo biológico, fundándose su carácter necesario en una necesidad lógica y no biológica.
Si la satisfacción de una pulsión es el goce, por más contingente que sea inicialmente su objeto en el pensamiento freudiano –aunque en él también se vuelva necesario luego a través del concepto de fijación–, el goce nos remite sin vacilación hacia ese objeto pulsional.
Entre el objeto del deseo y el objeto de la pulsión se dibuja el lugar del objeto a de Lacan. En el Seminario XI, en respuesta a una pregunta de J.-A. Miller, acerca de la relación entre ambos, Lacan responde con una afirmación que es la brújula adecuada para situar este problema. El objeto a presenta una comunidad topológica en el deseo y en la pulsión. El objeto a es pues siempre solidario de una topología que por estructura rehúsa la delimitación extemo-interno, adentro-afuera. Se plantea pues su especificidad en relación con el deseo y la pulsión.
La dificultad que enfrentamos se sitúa por lo tanto en el intervalo que media entre el concepto de causa del deseo, en su articulación con el deseo, y el concepto de plus de gozar que se inclina hacia la vertiente de la satisfacción pulsional. Podemos examinar esta dificultad en términos freudianos.
Freud, siempre que habló de pulsión, enfatizó la palabra “satisfacción” (Befriedigung en alemán), mientras que del lado del deseo siempre enfatizó la palabra “realización” (Wunscherfüllung en alemán) –esta es su traducción tradicional al castellano– o “cumplimiento” del deseo –traducción que se encuentra en la edición de la editorial Amorrortu–. Evidentemente, cumplimiento o realización del deseo no es lo mismo que satisfacción de la pulsión.
El problema de cómo se articulan estos dos términos está en el centro de las dificultades freudianas respecto de las articulaciones entre el Ello y el inconsciente. Esto determina que Lacan, a medida que su teorización va progresando, ofrezca distintos abordajes de la relación Ello-inconsciente, que remiten precisamente al abordaje diferencial del deseo y la pulsión.
Les estoy dando un marco muy general porque, de todos modos, el concepto de plus de gozar –punto que quisiera subrayar– no es equivalente al concepto de objeto a.
Lacan, en el Seminario  XVI, De un otro al Otro, al introducir el concepto de plus de gozar dice: “[...] el objeto a está preparado especialmente por su estructura para ser un lugar de captura de goce”. Pero ¿qué goce captura? Captura ese plus, ese exceso de goce que es recuperación de una pérdida, de una renuncia previa al goce. Es decir, el primer paso para establecer el concepto de plus de gozar, su condición previa, es el concepto de renuncia al goce.
La renuncia al goce es como tal, en buena lógica, anterior a su recuperación; toda ganancia conlleva una pérdida como su condición misma. No es casual, por ende, que el plus de gozar se acompañe de un desarrollo acerca de una apuesta, apuesta que ocupa en la historia de las matemáticas y la filosofía un lugar eminente, la apuesta de Pascal. Vale la pena recordar que, ya en el Seminario II y en “La carta robada”, una teoría del juego de azar se hacía presente a través de la serie de los (+) y los (-), teoría que en este nivel sufre una nueva vuelta de tuerca.
La renuncia al goce es anterior en Lacan al concepto de plus de gozar. El plus de gozar recién aparece en el Seminario XVI, De un otro al Otro, en el año lectivo 1968-1969. Encontramos el concepto de renuncia al goce, en cambio, en seminarios anteriores. Lo encontramos insinuado en el Seminario VII, La ética del psicoanálisis, y ya muy desarrollado en el Seminario X, “La angustia”. La renuncia al goce tiene un amplio desarrollo en el Seminario X. Allí el objeto a como real causa de deseo presenta una articulación peculiar, pero aún no plena, con el goce. Para que esta relación alcance su pleno desarrollo será necesaria la introducción de la función de recuperación. En el nivel de lo simbólico señala Lacan: “Sólo se puede hablar de un objeto de goce como metáfora”. De esta manera, en ese seminario, el objeto en su vinculación con el goce es un objeto metafórico, vale decir, producto de la sustitución significante, acercándose al objeto tal como se presenta inicialmente en los circuitos del don materno. Esta formulación, no hay que confundirse, no tiene exactamente el mismo acento, aunque sí un íntimo parentesco, con esa metáfora jurídica del goce –el gozar de un bien– que Lacan introduce en Aun, metáfora cuya relación con El malestar en la cultura y La ética del psicoanálisis no puede escapar a ningún lector de Freud y Lacan.

Descargar Fragmento (34 Kb)